miércoles, agosto 18

Síndrome Eurocopa

En mala hora se han puesto de moda las porras. Según el suplemento especial de Marca para los Juegos, España iba a ganar 38 medallas, 10 de ellas de oro. En la Ser también se han cruzado apuestas (entre 12 y 20 medallas, según el tertuliano), pero me quedo con la llamada de un oyente el sábado por la tarde: “Esto es el síndrome Eurocopa”, dijo. “Nos creemos muy buenos, pero al final, nada”. Algo de razón tenía, y eso que aún no había podido cargarse de cinco jornadas de argumentos, que es lo que nos pasa hoy. Si pensaba aquello sólo con la decepción del ciclismo y de la primera mañana de judo, qué no pensará hoy. Sonorísimo fracaso.

Yo me quedo con la selección de baloncesto, que desde el mundial del 98 (también en Atenas) nos regala las alegrías que nos niega la de fútbol, con o sin gran sentada. Lo digo ahora, que las cosas van bien, y lo mantendré si se tuercen. Estos chicos son especiales, únicos. Una nueva generación sin complejos capaz de hacernos soñar con lo más alto. Un puñado de soñadores inmunes al síndrome Eurocopa. Nos hacen falta.


2 Comments:

Blogger airranz añade...

La porra de Marca es un poco para tomársela a risa...
De todas formas creo que hay una cierta fiebre resultadista. No todo son medallas.
Hoy la información deportiva sigue abriendo con un tono muy pesimista. Cuando hemos tenido un diploma de Joane Somarriba (si bien se esperaba un poco más), sextas a las chicas del 4x200, un finalista en aguas bravas, 4º Manolo Martinez en un buen concurso (y en peso la competición no acaba hasta que no se pasa el antidoping) y el 5º puesto de Rafael Martinez que es un puesto realmente espectacular. A dos décimas de medalla y 3 décimas del oro
De lo que hay que preocuparse no es de las medallas, es de sólo haber tenido dos finalistas en natación.

10:31 p. m.  
Blogger Miguel G. añade...

No te falta razón: hay éxitos que no se cuentan por medallas. Efectivamente, tal es el caso de Rafael Martínez. Pero yo no puedo evitar mirar el medallero y echarme a llorar.

7:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home